En el Centro Cultural de Punta Arenas estrenarán espectáculo de danza inspirado en la Antártica

“La Antártica es futuro, riqueza, patrimonio de la humanidad. Nuestra intuición nos dice que allí hay una fórmula y un modelo de humanidad que deseamos proponer como posibilidad de futuro. La pureza de su atmósfera y de su paisaje, conmueve. A través de este espectáculo queremos traer un pedacito de esa belleza”, dice Italo Tai, director general de “Antártica”, espectáculo de danza que se presentará el 27 y el 28 de enero en el Centro Cultural de Punta Arenas.

Luego, en julio, tendrá una temporada en Santiago, en el Centro Cultural Gabriela Mistral. La obra combina danza contemporánea con una visualidad envolvente, canto y música compuesta especialmente por Sebastián Errázuriz (“Gloria”, “Antuco”, “La comedia del Ande”), además de textos poéticos -en off- de Oscar Pinochet de la Barra y Juan Pablo Riveros, quienes se acercan al continente helado en varias de sus obras. El elenco está formado por Claudia Vicuña (“Lo que pide un cuerpo”, “Blanco”), Karin Collao, Vannia Pascualetti, Rodrigo Jorquera, Javier C. Lecaros y el mismo Italo Tai.

“Antártica” es una invitación a viajar al sur del sur. La obertura instala míticamente al continente y luego revisa la época heroica, que corresponde al arribo de los exploradores: hombres del siglo XIX, invasores, voluntaristas, que buscan dominar (suecos, ingleses, norteamericanos), y el capitán Robert Scott (1868-1912) como símbolo de la humanidad derrotada por los elementos. La obra propone entrar en el plano astral y es capaz de reconocer, finalmente, los mundos sutiles que el continente helado preserva, tanto en la superficie como bajo la tierra y bajo las aguas. A continuación, la pieza hurga en la poética del paisaje (los hielos, el océano) y el misterio que encarna el símbolo y arquetipo del Sur Profundo. Finalmente se muestra cómo la humanidad, a través de los acuerdos internacionales, ha decidido que la Antártica es de todos y es de nadie, que se preserva ecológicamente y no se puede explotar, lo que se volverá a repensar en 2047.

Antártica, un regalo mítico

El director explica que en la obra se presenta a la Antártica como un regalo mítico, “nosotros la estamos interpretando desde el mito para plantear que representa, justamente, la respuesta a todo el cambio y la transformación que estamos viviendo a nivel mundial. Nosotros lo que hacemos es plantear esto a través de la danza, del rito, de la belleza, de los estímulos visuales, para que al espectador le quede la sensación de que hay una posibilidad maravillosa en un continente que está intocado, virgen y puro. Es lo único que queda en el planeta de esa índole, es el reservorio de la humanidad”. Agrega que en el continente blanco hay una posibilidad de futuro y un camino inexplorado.

“Antártica” es resultado de un largo proceso de investigación, primero literario – tres meses de estudio bibliográfico de los tres poetas chilenos, historia, publicaciones científicas- y luego de creación escénica. Un gran aliado fue el Instituto Antártico Chileno (Inach), que colaboró con una valiosa guía e información y poniendo a Tai en contacto con la única aerolínea que viaja hasta allá (Aerovías Dap). Ese estudio bibliográfico llevó a la redacción de un guion, en base al que se trabajó, se creó la música, los elementos visuales y de diseño de vestuario, además un taller coreográfico buscando lenguajes de movimiento. En el Centro Cultural de Punta Arenas estrenarán espectáculo de danza inspirado en la Antártica.

La Prensa Austral