Marcelo Palma, vocalista y fundador de Hielo Negro presenta EP debut con Los Sherpas

“La intención es sonar muy natural, pensado, así, como una banda peruana de cumbia psicodélica, por darte un ejemplo”.

Facebook Hielo Negro

Por Gonzalo Manzo

Hace un par de semanas nuestro amigo Vladimir Bustamante (baterista ganador de la XXXVII versión del Festival Folclórico en la Patagonia) nos envía un enlace con nueva música, se trata de Los Sherpas y su E.P. debut. Para sorpresa mía y al momento de reproducir las canciones noto que los créditos figuran para Marcelo Palma, mi cabeza repite el nombre, -invocando- inmediatamente al emblemático vocalista, guitarrista, compositor y miembro fundador activo de los estandartes nacionales del rock pesado Hielo Negro. Algo había oído sobre un trabajo solista de este músico magallánico por venir y ahora todo hacía sentido.

En las cuatro canciones que componen este extended play debut, vivencié y agradecí la instancia de conocer más sobre una de las figuras de la música nacional que más me ha influido artísticamente junto con Violeta Parra, Los Jaivas, Los Prisioneros y Yajaira. Canciones que me trasladaron a una parte del corazón de Marcelo Palma, plasmadas fuera del rock pesado que lo ha caracterizado por más de veinte años, en esta ocasión bajo una óptica mucho más íntima y personal.

“Fue muy rico grabar solo, además siempre he tenido apego al folclor, así como a muchos estilos musicales más. También, como no había ningún tipo de presión, resultó bastante agradable el proceso”.

“Un Lugar en el Tiempo” es un rock ondero con tonalidades semi-acústicas que rememora las amistades del pasado y los recuerdos generando un espacio de homenaje y reencuentro. De palpable raíz folclórica, “Sherpa Mágico” simboliza una luz de esperanza frente a un escenario de irresponsabilidad humana para con su ambiente. Reminiscencias y guiños sutiles al sonido de Eduardo “Gato” Alquinta se oyen desde la guitarra eléctrica, saludándolo con respeto y abrazando el título de este álbum multiforme, cuyo arte fue plasmado por Mayo Rojas.

“Primera Sobredosis” nos evoca una sonoridad sesentera que muestra un lado más emocional de Palma, compartiéndonos una inquietud espiritual que fuera tal vez, en parte, motor que lo llevase por los senderos del arte musical. Cerrando de manera un poco más tenue, pero, no por eso menos expresiva, aparece “Tripas Corazón”, que, automáticamente, nos traslada al “lejano oeste”, al sonido western de cantina envuelto en un latente desasosiego muy embriagante, visceral y emotivo que deja en suspenso a Los Sherpas en espera de una eventual continuación de estudio y, para quienes gozamos de la música en vivo, una eventual interpretación formato banda.

Gonzalo Manzo de Vox Internum conversó con Marcelo Palma sobre su nuevo trabajo de estudio, sobre la música y su inspiración, y esto fue lo que obtuvimos.

¿Cómo nacen Los Sherpas?

Marcelo: Bueno, es música que tenía en la cabeza hace un rato y como primer ejercicio derrocha mucha influencia, también los estilos forman parte de mucha música que escucho desde boleros «los sangrientos», folk rock, The Ronnetes, entre muchas cosas. Sin tener las cosas muy claras, pero sí los temas hechos, me fui al estudio de Miguel Tutera, Tutera Producciones y comenzamos a desarrollar la grabación, proceso largo ya que grabé todos los instrumentos y nos tomamos el tiempo de desarrollar bien cada canción, a excepción de «primera sobredosis» grabada en estudios Algo Records por Alejandro Gomes.

¿Cuándo comenzó la grabación del EP? ¿Cómo fue su proceso productivo? 

Marcelo: La primera canción, «Un lugar en el tiempo» fue grabada a finales del 2017, y bueno grabé todos los instrumentos, excepto la batería que la grabo Panzón. Entonces, el proceso fue algo lento, vale decir también que no hay grandes pretensiones más que grabar esa música que estaba en mi cabeza y ojalá sonara como la imaginaba.

Excelente. Se siente esa onda cálida de expresión sincera. ¿Cómo fue la experiencia de poder exteriorizar esta parte musical de ti más ligada al folclor y lo “acústico”?

Marcelo: Fue muy rico grabar solo, además siempre he tenido apego al folclor, así como a muchos estilos musicales más. También, como no había ningún tipo de presión, resultó bastante agradable el proceso, además de tener una buena relación con Miguel Tutera, sonidista.

Buenísima. Qué entretenido poder encontrarse con ese proceso musical personal y plasmar tu sonido. Y más trabajando con gente que ama la música como uno. ¿Has considerado la posibilidad de llevar estas canciones al formato banda en vivo?

Marcelo: Comencé a desarrollar la banda a fines del año pasado, en un formato rock muy simple al servicio de la música, lamentablemente esto fue abruptamente interrumpido en un comienzo por el estallido y sellado ya con el virus. Pero la intención es sonar muy natural, pensado, así, como una banda peruana de cumbia psicodélica por darte un ejemplo muy al azar, pero definitivamente con un tinte de folclore andino.

En “Sherpa Mágico” se percibe esa atmósfera andina. Según he observado, en tus canciones, tanto en Los Sherpas como en Hielo Negro, se abordan temáticas a ancestrales y existenciales. ¿Sientes que hay una relación entre ambos proyectos?

Marcelo: Más que una relación. De alguna manera siempre me ha llamado lo ancestral y lo existencial, seguramente en algunas canciones de Hielo se deja ver, pero ahora con Los Sherpas digamos que es una parte importante del proyecto y también como enfoque.

¿Qué podrías aconsejar a l@s músic@s chilen@s que desde el rock deciden adentrarse en sus raíces más primitivas o en músicas más independientes o no comerciales?

Marcelo: Lo que podría aconsejarles a l@s músic@s es que jamás se autorepriman. No existe letra ridícula ni música peor que otra.

¡Qué lindo lo que dices ahí sobre el tema de la creación! ¿Puedes enviar un saludo a Patagonia Rock Cultura y sus seguidor@s?

Marcelo: Quiero dejarle un cariñoso saludo a toda la comunidad rockera que sigue a Patagonia Rock Cultural. En estos tiempos duros, son ustedes, seguidores y medios alternativos contraculturales los que hacen posible que sea más fácil sobrellevar esto. ¡Un abrazo y gracias!

¡Eso! ¡Aguante la contracultura! Muchísimas gracias, como seguidor de tu trayectoria aprecio mucho tu música y disposición.

Marcelo: Gracias Gonzalo, aprecio lo que dices y gracias a ti también.

Se denota, así, un profundo amor por lo sencillo, lo antiguo, la tierra, la naturaleza y las personas, como se ha dejado ver desde principios de milenio también desde las líricas en canciones de Hielo Negro como Cóndor, Lobo Estepario, o como sucede también en la trilogía del viento: Viento del Sur, Donde Nacen los Vientos y Viento Sabio. Marcelo Palma nos regala, así, una nueva muestra de que la música sincera emergida desde el corazón seguirá moviéndonos y formando parte de nuestro imaginario. Arte y la cultura siguen y seguirán vigentes más que nunca, en los tiempos de hoy y los que vendrán.