“Mi país imaginario”, de Patricio Guzmán, fue ovacionada en Cannes y anuncia estreno en agosto en Chile 

  • El documental que inicia con el estallido social y las transformaciones de Chile en 2019 es parte de la Selección Oficial  en el festival más importante del mundo en la categoría de Seance Special.

Comunicado de prensa

De la misma forma en que estrenó la legendaria trilogía de La Batalla de Chile, el Festival de Cannes recibe con ovaciones la nueva obra de Patricio Guzmán.  El viernes pasado, el equipo de la película caminó en la alfombra roja del Festival de Cannes, realizando así el estreno mundial de “Mi país imaginario”. 

La película fue proyectada en el marco de la Selección Oficial del festival en la sección Seance Special.


El público recibió con entusiasmo el documental que marca el regreso del director después de su trilogía poética sobre Chile. Las circunstancias que comenzaron en octubre de 2019 sugirieron la pauta para una obra que aborda los cambios del país desde el estallido social hasta la creación de la Convención Constituyente. Todo el proceso es narrado desde voces exclusivamente femeninas como la periodista Mónica González, el colectivo feminista Las Tesis, la constituyente mapuche Elisa Loncón, la escritora y actriz Nona Fernández y la politóloga Claudia Heiss, entre otras.

Guzmán, quien siempre ha abordado temas colectivos a través de una mirada íntima y personal, resume así “Mi país imaginario: “octubre de 2019, una revolución inesperada, un levantamiento social. Un millón y medio de personas en las calles de Santiago manifestándose por más democracia, una vida más digna, una mejor educación, un mejor sistema de salud y una nueva Constitución. Chile había recobrado su memoria. El evento que he estado esperando desde mis luchas estudiantiles en 1973 finalmente se materializó”.

“Desde Allende, nunca había visto algo así”

“Mi película previa, ‘La Cordillera de los Sueños‘, finalizó con una secuencia en la cual mencioné como mi madre me había enseñado que cuando viera en el cielo una estrella fugaz, podía pedir un deseo en mi corazón y este deseo se haría realidad. En esta secuencia final, dije en voz alta que mi deseo para Chile es que recupere su infancia y alegría”, recuerda el aclamado autor de documentales fundamentales como “La batalla de Chile” y “Allende”. “En octubre de 2019, cuando mi película se estrenó en Francia, algo completamente inesperado sucedió en Chile: una revolución, un levantamiento social. Un millón y medio de personas en las calles de Santiago manifestándose por más democracia, una vida más digna, una mejor educación, un mejor sistema de salud y una nueva Constitución. Chile había recobrado su memoria”.

Ese despertar de los chilenos llevó a Guzmán a pensar en la Unidad Popular. “Desde Allende, nunca había visto algo así”, confiesa. “Miles de ciudadanos marcharon, gritaron y etiquetaron los muros. Gente común. Muchos de ellos eran padres de estudiantes que marchaban, jubilados, exfuncionarios o empleados, personas anónimas. No había un líder entonces, no existe tal cosa ahora. No vimos a ninguna persona famosa. La gente marchó por las calles, enfrentó a la policía y sus cañones de agua. Muchas personas perdieron un ojo. Miles de ellas resultaron heridas y treinta y dos murieron. Pero ¿Cómo podría ser que todo un pueblo se hubiere despertado cuarenta y siete años después del golpe de Pinochet, en un supuesto estallido social, una gran rebelión o incluso una revolución? Para mí, era un misterio”.

Mi país imaginario” es, para el director, la investigación de ese misterio. “Filmé sus efectos en la atmósfera, el aire, las emociones y los sentimientos de mis compatriotas. Cincuenta años después de dirigir ‘La Batalla de Chile‘, estaba de nuevo en las calles, filmando lo que estaba sucediendo. Estuve allí cuando el pueblo chileno votó por una nueva constitución y obtuvo una mayoría del 80% a favor de una Asamblea Constituyente. Estuve allí cuando un nuevo presidente izquierdista de treinta y cinco años, Gabriel Boric, fue elegido con el 56% de los votos. Un hecho inédito en la historia del país, mi país imaginario”.